PESAJE VEHÍCULOS A BORDO

La utilización de sistemas de "pesaje a bordo”, es decir, la instrumentación del propio vehículo mediante sensores para que se convierta en una báscula permanente de la carga que transporta se extiende cada vez más.

La detección de la carga se determina por cada eje, y mediante un pequeño equipo electrónico se obtiene la carga por eje, por grupos de ejes y la total del vehículo. Los sensores utilizados son celdas de carga de tipo especial para su adaptación al vehículo, o sensores de presión en el caso de que el vehículo disponga de suspensión neumática. La utilización de sensores de presión, cuando ello es posible, hace que la solución sea bastante más económica. Cualquier tipo (camión cisterna, plataforma, cama baja, etc.) y cualquier configuración (camión unitario, camión con remolque, tractor con remolque o con doble remolque, etc.) pueden ser instrumentados. La precisión que se obtiene es del orden del 1%.

Las ventajas del pesaje a bordo son evidentes. Normalmente no se dispone de báscula para pesar el camión eje por eje al objeto de determinar la correcta colocación de la carga. La precaución obligada al cargar para no incurrir en unas sanciones cada vez más elevadas, impide que en circunstancias normales se pueda optimizar la carga del vehículo, con el correspondiente costo económico que ello implica.

Sensores para pesaje de vehículos a bordo